Buscar este blog

jueves, 24 de enero de 2013

El Espejo de Nuestra Historia. 1991



Diseño editorial: Paco Rallo. Vértigo Dediseño, 1991
Fotografías: Andrés Ferrer & Antonio Ceruelo, Estudio Galería


Esta magnifica exposición fue comisariada por Pablo Rico & Domingo Buesa, es una de las más importantes de mi carrera profesional como diseñador, donde tuve el honor de trabajar con la confianza y complicidad de los comisarios, también una de las más estresantes, se realizo en un breve e intenso tiempo, creo que esta muestra podría estar en el libro de los “Récord Guinness”, todo se preparo en dos meses y cuando digo todo es todo... desde la selección de obras, sus estudios y fichas catalográficas, restauración, transporte, fotografías, el diseño expositivo y editorial junto al montaje y adaptación de las obras a tres grandes espacios expositivos… trabajábamos un promedio de 15 a 18 horas diarias.

Paco Rallo




ESPEJO DE NUESTRA HISTORIA, Zaragoza, 1991

"El Espejo de Nuestra Historia". Curators: Domingo Buesa y Pablo J. Rico
523 obras (s. IV-s. XX): materiales arqueológicos, documentos históricos, platería y orfebrería, joyas bibliográficas, tapices, pinturas, esculturas... pertenecientes al Patrimonio de la Archidiócesis de Zaragoza.

Palacio de La Lonja, Palacio Arzobispal e Iglesia de San Juan de los Panetes, Zaragoza (España), octubre 1991 - enero 1992

Catálogo de la exposición "El Espejo de nuestra Historia. La Diócesis de Zaragoza a través de los siglos", 670 pp., más de 400 fotografías a color; un centenar de especialistas redactaron las distintas fichas técnicas de cada una de las obras en exposición. Edición: Zaragoza Cultural S.A., Zaragoza (España), 1991


“El Espejo de Nuestra Historia” es una de mis exposiciones más memorables, un empeño más allá de lo estrictamente profesional que compartí gozosamente con Domingo Buesa. Fueron muchos los objetivos que nos planteamos con aquella exposición, muchos de ellos logrados con el tiempo pese a la obstrucción de algunos políticos locales y demasiadas envidias a nuestro alrededor. Fue mi última exposición como Jefe de la Sección de Museos y Exposiciones del Ayuntamiento de Zaragoza y Coordinador General de Zaragoza Cultural. Luego vendría mi etapa como Director de la Fundación Miró de Mallorca, etc. “El Espejo de Nuestra Historia” fue mi última gran exposición como “historiador de arte” tras la exposición antológica de Goya en Venecia y el Settecento Veneciano, entre otras. A partir de entonces me he dedicado casi exclusivamente al arte contemporáneo, a mis proyectos personales con artistas actuales, al arte “vivo y coleando”… No obstante, sigo considerándome un historiador del arte, sobre todo, además de museólogo y curator, más creativo que académico. Aquella exposición ––más que una exposición–– fue una tarea gigantesca que sólo pudimos llevar adelante con nuestro inmenso entusiasmo y el de quienes nos acompañaron en el proyecto: más de 100 especialistas (los mejores) en los más diversos temas que tratamos, nuestro equipo de colaboradores técnicos (en la secretaría, en la arquitectura y museografía, en la restauración de piezas, en la fotografía, trasporte, etc.), en la edición del catálogo (sobre todo a Paco Rallo)… y a nuestros “cómplices”, especialmente a Monseñor Elías Yanes, arzobispo entonces de la Sede de Zaragoza…

En el texto inicial del catálogo, Domingo y yo afirmábamos que “El Espejo de Nuestra Historia” tenía un hilo conductor “que nace inequívocamente de una narración histórica: la propia historia de la diócesis, pero que amplía sus objetivos más generales en el sentido de aproximarnos al conocimiento y comprensión de una identidad cultural ––Aragón a través de los siglos–– y de las especiales circunstancias y realidades que configuran a Zaragoza como centro y escenario principal de la referencia en la definición e irradiación de esta identidad”… es decir, una narración histórica de la diócesis, que es casi decir de Zaragoza y Aragón y buena parte de su historia, y una aproximación a nuestra identidad cultural por medio de una selección de obras singulares, imágenes y contenidos, que la significan, representan y explican… La edición de su catálogo, sin duda uno de los mayores empeños y logros editoriales en Aragón, hizo memorable aquel acontecimiento artístico-cultural más allá de nuestros respectivos recuerdos personales…

Hicimos entonces lo que teníamos que hacer… Estoy orgulloso, más que eso, de la tarea cumplida. Cuántas tareas cumplidas con satisfacción, memorables. A mi país le di todo lo que pude y supe hacer. Desde “mi exilio” deseado, me conmuevo con los recuerdos… Punto.

Pablo J. Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada